Pronunciamiento en Solidaridad con la lucha del magisterio en resistencia en México – Barcelona, 22 de junio de 2016

13419003_10154182370030120_5080538076482569817_nPronunciamiento en Solidaridad con la lucha del magisterio en resistencia en México – Barcelona, 22 de junio de 2016

“Ya los golpearon, ya los gasearon, ya los encarcelaron, ya los amenazaron, ya los despidieron injustamente, ya los calumniaron, ya decretaron de facto el estado de sitio en la Ciudad de México. ¿Qué sigue? ¿Qué los desaparezcan? ¿Qué los asesinen? ¿En serio? ¿La reforma “educativa” nacerá sobre la sangre y cadáveres de maestras y maestros? ¿Van a suplir los plantones magisteriales con plantones policíacos y militares? ¿Los bloqueos de protesta por bloqueos con tanques y bayonetas?”

(EZLN: Apunte sobre la guerra contra el magisterio en resistencia: (La Hora del Policía 3.-Junio 2016)

 El precio de la educación

Se cumplen tres años en los que el Gobierno de la República Mexicana intenta imponer a toda costa la llamada “Reforma Educativa”, enmarcada dentro de una serie de reformas del gobierno de Peña Nieto, conocidas como “Reformas estructurales” y que implican cambios constitucionales energéticos, fiscales, laborales, políticos, en materia de seguridad, etc; dentro de la “Alianza Estratégica para México” firmada entre el Banco Mundial y los Estados Unidos Mexicanos.

Este documento es un plan de acción para México, acordado entre el gobierno y el Grupo Banco Mundial (GBM), compuesto por el Banco Mundial (BM), la Corporación Financiera Internacional (IFC) y la Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), que les posibilita el acuerdo llamado “Pacto por México”, firmado en diciembre de 2012 por el PRI, PAN, PRD y PVE.

Es decir, lo que llaman “Reforma Educativa”, poco tiene de educativo y mucho de económico. Es íntegramente una reforma laboral y administrativa. El objetivo final, según sostiene la CNTE, es subcontratar la educación recortando al extremo los derechos laborales, o eliminándolos en algunos casos, con la finalidad de la total privatización.

No pretenden valorar las capacidad de los equipos docentes, no se trata de mejorar la educación, tampoco de mejorar las aulas y las condiciones, en muchos casos pésimas, en las que muchas maestras y maestros tienen que impartir sus clases. Se trata de despidos, y muchos.

Hasta el momento se estima que más de 4 mil maestrxs han sido despedidxs, y eso es sólo la punta del iceberg.

La supuesta “autonomía” que con este plan quieren imponer, implica que las familias de los alumnos asuman el mantenimiento total de la escuela. Es decir, agua, luz, gas, reparaciones, etc. Que familias y alumnxs tengan que asumir el costo de los libros y materiales, algo difícil en el caso de muchos niños y niñas que van a las escuelas después de cumplir con su jornada laboral “boleando zapatos” o vendiendo chicles o artesanías en las calles, para poder apoyar a una economía familiar que difícilmente alcanza para dos comidas diarias. Es decir, los niños y las niñas de los estados más pobres quedarían desterradxs de las escuelas públicas.

No es extraño en México que muchas y muchos maestros tengan varios turnos laborales, si es que quieren alcanzar a poder vivir, o que tengan que trabajar bajos unas condiciones laborales en algunos casos de miseria y en el mejor de los casos de precariedad.

Los medios de comunicación de paga, insisten en escupir que es una lucha por defender privilegios. Habría que instar a cualquiera de ellos a que vivan con el salario de lxs maestrxs, con sus jornadas y sus condiciones laborales. Seguro que no les alcanzaba el tiempo para escupir, pero si para comerse sus palabras, a falta de tortilla ya que no le alcanzaría el salario para comprarlas.

Tres años de lucha

 Desde abril del 2013 el magisterio viene enfrentando una lucha contra esta reforma. Se han llevado a cabo marchas, bloqueos, plantones, se han realizado acciones de boicot electoral y todo lo que podamos imaginar en defensa de la educación pública y gratuita. Es decir, están consiguiendo parar la privatización y eso , al igual que la educación, se lo quieren hacer pagar.

El magisterio sigue solicitando una mesa de diálogo, están dispuestos a hacer llegar su propuesta de educación alternativa que respete la diversidad de realidades en los distintos estados del país. Una que tenga en cuenta las diferentes costumbres y culturas que en ellos se viven. Y sobre todo, una que sí tenga que ver con la educación y con las necesidades de docentes y alumnos

Desde la Secretaria de Gobernación, después de la matanza y represión sucedida en Oaxaca, han anunciado su disponibilidad a la creación de esta mesa, pero afirman que no será para hablar sobre temas educativos, sino políticos.

No quieren dialogar porque no se pueden permitir el lujo de parar esta reforma, y que esto siente un precedente en el resto de paquete de reformas a la Constitución. No tienen intención de dialogar porque detrás de todo esto están, como siempre, sus más perversos intereses que nada tienen que ver con la educación.

El Secretario de Educación, Aurelio Nuño, dice que la reforma es un proceso que continúa y que no se va a detener. Que la reforma no está en discusión. La respuesta es simple, la dignidad tampoco está en discusión y la lucha también continúa, ni con despidos, represión, golpes, balas y muertes la van a detener.

Aquellos y aquellas que ponen sus cuerpos, sus vidas; que tienen que salir de sus hogares para alimentar las marchas, los plantones, las barricadas; que llevan hasta cinco meses sin recibir sus salarios; que han sido reprimidxs, encarceladxs, amenazadxs, asesinadxs. Esos y esas están siendo el espejo donde ver que la lucha no se trata de limosnas ni privilegios, es una cuestión de dignidad, y les está costando la vida.

Las y los verdaderos privilegiados no suelen estar en las calles peleando por dignidad. A aquellos que piden hacer uso de la fuerza contra lxs maestrxs deberían de tenerlo presente para cuando le toquen a ellos, y todo apunta que no va a tardar.

La letra con sangre entra

El equipo docente de la CNTE está en paro general desde el 15 de mayo en los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán. Desde este día, el abanico de movilizaciones ha sido muy extenso, no menos lo ha sido la represión durante todo este tiempo en los diferentes estados.

El pasado 19 de junio estudiantes, maestrxs y pobladores de Nochixtlán (Oaxaca), llevaron a cabo un bloqueo carretero. El acuerdo era bloquear el paso a los camiones de la policía y de las transnacionales. Esa barricada se venía sosteniendo desde hacía una semana, con el fin de evitar que la policía entrase a la ciudad de Oaxaca a desalojar el plantón que el magisterio tenía en el Zócalo de la ciudad, desde el pasado 15 de mayo.

A primera hora de la mañana tiene lugar un operativo conjunto de la Policía Federal, Estatal y la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, que pretendía desalojar el bloqueo. Para ello, aproximadamente unos 800 agentes utilizaron una brutal represión con todo lujo de violencia: gases lacrimógenos, pelotas de goma y armas de fuego. Los helicópteros sobrevolaban lanzando indiscriminadamente granadas de gas lacrimógeno durante horas. El tiempo pareció detenerse ese día en el que, los casi 20 bloqueos que guardaban la entrada a la ciudad, fueron reprimidos. Más de 7 horas de terror enfrentadas con vidas y digna resistencia.

El saldo de la brutal represión fue de 12 personas asesinadas, 27 detenciones, 7 desapariciones forzadas y 45 heridos (37 de ellos heridos de bala)

Asesinados en Nochixtlán:

Andrés Aguilar Sanabria, 23 años. Profesor de educación indígena. Una bala terminó con su vida.

Yalid Jiménez Santiago, 29 años. Padre de familia. Balaceado en su camioneta.

Anselmo Cruz Aquino, 33 años. Comerciante. Una bala terminó con su vida.

Jesús Cadena Sánchez Meza, 19 años. Estudiante. Asesinado por disparo de bala.

Oscar Nicolás Santiago, 22 años. Campesino, miembro de la CNTE. Herido de bala en el ataque, la policía tomó durante horas el hospital de Nochixtlan y la atención médica le fue negada, murió desangrado.

Iralvin Jiménez Santiago,29 años. Regidor de salud.

Omar González Santiago, 22 años. Empleado.

Antonio Pérez García, estudiante de secundaria.

Oscar Luna Aguilar, 22 años. Asesinado por disparo de bala

Silverio Chávez Sosa. Campesino.

César Hernández Santiago, 19 años. Herido de bala, murió en el hospital de Huajuapan al día siguiente.

Asesinados en Hacienda Blanca:

 Azarel Galán Mendoza, 18 años. Mecánico. Una bala de la Policía Federal atravesó su pecho asesinándolo.

Desapariciones forzadas:

Ángel Santiago Hernández.

Juan Velasco Méndez.

Daniel Medina.

María Carrillo.

Gustavo Moreno Bravo.

Inocente Pinacho,.

Alejandro N.

A esto, quizás algunos le puedan poner diferentes nombres. Para nosotras sólo tiene uno, y ese es, Terrorismo de Estado.

Policías reprimiendo, golpeando y masacrando a un pueblo desarmado e impidiendo el paso a las ambulancias para brindar atención médica. Ordenando a los hospitales que los servicios médicos fuesen de exclusividad para los “uniformados” y dejando morir a las personas heridas.

La masacre de Nochixtlán tiene un mensaje de fondo claro para todo México, harán lo que sea para sacar adelante sus reformas. No les importa matar directamente, hacerlo mediante la privación de una posible atención médica, mediante sus balas desde los helicópteros o de la manera que consideren necesaria. Esto va mucho más allá de la reforma educativa, mucho más allá de la CNTE, esto es una guerra contra el pueblo y la han declarado en contra de todas y todos.

El día 20 en la mañana, ante los hechos de represión en Oaxaca, diferentes compañeras y compañeros de la Ciudad de México intentaron realizar una actividad en solidaridad frente a la Casa de Representación del Gobierno de Oaxaca en el D.F. En un desproporcionado operativo por parte de los granaderos, más de 20 personas, entre manifestantes y medios libres, fueron detenidas para posteriormente ser puestas en libertad sin fianza. Los y las compañeras fueron encapsuladas, golpeadas, amenazadas, robadas sus pertenencias, teléfonos y cámaras. La saña se centró en las compañeras que allá se encontraban, fueron manoseadas, insultadas, golpeadas y amenazadas de sufrir tortura sexual.

Esto nos viene a confirmar que la solidaridad es un agravante a tener en cuenta en esta guerra contra todas las de abajo, contra todas las que no están dispuestas a bajar la cabeza, deciden luchar y organizarse para enfrentar la muerte y la represión, que desde arriba nos imponen con sangre, fuego y metralla.

La hora del dolor y la rabia

Repudiar y mostrar nuestra indignación se nos queda pequeño para poder expresar el dolor, la rabia y el coraje que nos hace apretar los puños y tragar saliva para seguir adelante.

Desde la CNTE hacen un llamado a la solidaridad y es esta la única que sirve de analgésico para el dolor de una nueva masacre. Ante esta situación de violencia desmedida, son miles de personas las que en todo México han mostrado su repudio ante los hechos y solidaridad con las y los maestros en diferentes actos, marchas, bloqueos, asambleas, pronunciamientos, plantones, centros de acopio y todas las manifestaciones de apoyo mutuo que podamos imaginar, por toda la geografía mexicana. En todo el mundo también han sido muchas las muestras de repulsa y solidaridad.

La consigna es alta y clara: “No están solas, no están solos” y esa también es la nuestra.

Exigimos, de forma inmediata, un alto total a la represión. Ya se suman asesinatos en Chiapas, Oaxaca y Guerrero, cientos de heridos y decenas de personas encarceladas.

Exigimos la aparición de las personas desaparecidas y la libertad de todas las personas presas.

Ya no se trata de una lucha por defender unos u otros derechos, no es una lucha por las migajas de un sistema que agoniza, se trata de una lucha por la dignidad y la humidad, y esa no se negocia jamás.

Seguiremos luchando e imaginando un sistema de educación libre y autónomo, lejos de toda lógica de estado u homogeneización. Una educación autogestionada, racionalista en la que se eduque en la libertad y la responsabilidad.

No se trata de derechos, se trata de que si hoy, nosotros y nosotras volteamos la vista hacia otro lado, jamás podremos volver a mirarnos sin sentir vergüenza.

Nos reconocemos en su dolor y enviamos nuestra solidaridad, así como un abrazo fraternal y solidario, a las familias, compañeras y compañeros de los caídos, de las personas desaparecidas y encarceladas.

También hacemos llegar todo nuestro odio y desprecio al Estado Mexicano, a los autores intelectuales y materiales de esta masacre. Para ellos, todo nuestro asco y aborrecimiento.

Desde Barcelona estaremos atentas e informadas de lo que vaya aconteciendo con el magisterio en resistencia, dispuestas a alzar la voz siempre que sea necesario.

Ante su terror, ofrecemos solidaridad, organización y resistencia.

“En las geografías y los calendarios de abajo la historia no transcurre, se hace.” (EZLN)

 Espacio de Adherentes a la Sexta Barcelona

 

 

Anuncios