Ultimátum del Gobierno Federal a secciones 7 y 40 del SNTE en Chiapas

Maestros de las secciones 7 y 40 de la CNTE y la SNTE tomaron varias gasolinerias en la ciudad de Tuxtla Gutierrez, Chiapas, que fue resguardadas por elementos de la polica estatal.

San Cristóbal de las Casas, Chis. El gobierno federal dio un ultimátum a las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) para acepten, entre otras propuestas, que en Chiapas se suspenda la aplicación de la reforma educativa hasta el 8 de diciembre de 2018 en que concluye el actual gobierno y regresen a dar clases, informaron fuentes de la Sección 7.

Revelaron que en una reunión, efectuada la semana pasada, funcionarios federales les dijeron que el compromiso es que si suspenden el paro iniciado el 15 de mayo y regresan a clases “podemos seguir platicando sobre los temas que faltan por resolver, pero si no todo se va a la chingada”.

De acuerdo con esta información, “Nosotros sólo escuchamos, no hicimos ningún compromiso y les dijimos que en todo caso no nos pongan la pistola en la cabeza, que respeten nuestros mecanismos y métodos de información y toma de decisiones. La decisión de regresar a clases o no la toman las bases, por lo que dijeron que van a esperar pero que no hay más tiempo”.

Las fuentes consultadas señalaron que el gobierno federal les aseguró que en el caso de los estudiantes normalistas no pueden cancelar el examen de oposición pero les proponen que si aceptan pueden posponerlo al 25 de octubre y los que lo aprueben ocuparían una plaza basificable, mientras que los que reprueben tendrían una beca de 7 mil pesos durante tres meses”.

Precisó que según el planteamiento, éstos “no trabajarían sino que recibirían la beca para que se capaciten y luego presenten la evaluación otra vez y así poco a poco los irían metiendo. Los que van pasando van dejando la beca e incorporando al servicio y los que no seguirían becados para que sigan la capacitación”.

Aclararon que los funcionarios federales les dijeron que lo anterior “no lo pueden hacer por escrito, sino sólo verbal, y sería sólo para los normalistas que están movilizados”.

Manifestaron que con respecto de la exigencia de que sea abrogada la reforma educativa, los representantes de la Secretaría de Gobernación les propusieron que “se suspendería de facto sólo en Chiapas durante el tiempo que dure la administración de Manuel Velasco Coello”, es decir, hasta el 8 de diciembre de 2018.

Comentaron que en el tema de infraestructura educativa les plantearon que envíen la lista de escuelas que necesitan mantenimiento y/o mejoramiento para que intervengan.

En el caso de salarios, “nos dijeron que no hay problema, que no habrá descuentos y se harán los pagos correspondientes. En el caso de los integrantes del comité seccional hay dos fórmulas para que les paguen: Que aparezcan emplantillados en algunas dependencias de la Secretaría de Educación en el estado aunque sigan con su función de dirigentes sindicales y la otra que les pague el sindicato. Es claro que no lo vamos a aceptar, aunque todo esto va a valoración de la asamblea estatal permanente”.

En respuesta a las “amenazas” y para “repudiar el informe” del presidente Enrique Peña Nieto, “decenas de miles” de maestros, padres de familia, normalistas e integrantes de organizaciones sociales marcharon hoy Tuxtla Gutiérrez.

Informó que la manifestación partió por la mañana del parque Chiapasiónate, ubicado en el oriente de la ciudad, y concluyó con un mitin en el centro, donde los docentes mantienen un plantón masivo desde el 15 de mayo pasado para exigir la abrogación de la reforma educativa.

Allí, José Luis Escobar Pérez, uno de los voceros de la Sección 7, dijo que la marcha fue una respuesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a las políticas gubernamentales y la imposición de las reformas, particularmente de la educativa.

Aseguró que con la presencia de “120 mil personas le estamos diciendo al gobierno que la reforma educativa no pasará y que no daremos marcha atrás en la búsqueda del diálogo, porque buscamos una solución pacífica al conflicto”.

Expresó que el magisterio no teme, pero le preocupa la llegada reciente a Chiapas de contingentes policíacos porque “han evidenciado que conflictos como el de la CNTE lo resuelven con derramamiento de sangre como ocurrió en Nochixtlán”, Oaxaca el 19 de junio pasado.

Elio Henríquez – La Jornada

Anuncios