GUI’XHI’ RO’: DEFENDER EL MAR, DETENER LAS ELECCIONES

“¿Vas a entender el idioma del mar?”, pregunta don Nacho.

Cholos, amas de casa, comunitarios, ancianos, podrán tener diferencias en ideas, modos, manera de vivir; pero cuando se trata de defender el mar…

Mar Padre/Madre

                                    Origen, canto, aire, comida: 

                                                                                         “Banco sin tarjeta”.

El mar provee; da vida, identidad, esencia al pueblo Binni’zaa (zapoteco) de Gui’xhi’ ro’, llamado en castellano Álvaro Obregón, ubicado en el municipio oficial de Juchitán de Zaragoza.

Gui’xhi’ ro’ tiene desde hace un año y medio un gobierno autónomo surgido, precisamente, a partir de la defensa del mar.

Hace dos años y medio lograron la cancelación de un proyecto de generadores eólicos de 396 megavatios de la empresa española “Mareña Renovables”. El proyecto tenía un valor de mil millones de dólares y suponía la instalación de ventiladores de más de setenta metros de alto con aspas de cuarenta metros y una base de quince metros cuadrados en las playas del pueblo.

“Pueblo libre”,

…dicen muchas, muchos cuando son entrevistados.

                                                         Pueblo que se manda solo”.

En una Asamblea General del pueblo realizada el 18 de marzo del 2013, la comunidad decidió abandonar el sistema de partidos políticos y cancelar la elección de diputados y Presidente Municipal para el periodo dos mil trece. Tres meses después de tomar su decisión, lograron impedir la instalación de casillas.

Foto: @Dal_air

Foto: @Dal_air

Este 7 de junio se proponen hacer lo mismo

Cabildo comunitario, policía comunitaria, radio comunitaria, Concejo de Ancianos; son los órganos de gobierno local que los Binni’zaa reavivaron después de que instalaron barricadas en la vieja hacienda del General Heliodoro Charis, fundador del pueblo, cuando empleados de la empresa acompañados de policía estatal intentaron restringir el acceso al mar.

El pueblo se levantó. Hubo presos. Hubo una gresca con la policía. Los presos fueron liberados, pero la comunidad ya no se retiró; mujeres, niños, hombres, se mantuvieron desde ahí durante un año hasta la cancelación del proyecto eólico.

                        “les dijimos que hasta ahí…

                                

                                           … y resistimos” 

     Nos cuenta en binni’zaa doña Verónica.

El 8 de diciembre del 2013 eligieron a sus autoridades (Odelio López Vicente) y el cabildo tomó posesión el 1 de enero del 2014, cosa que notificaron al ayuntamiento de Juchitán.  En contraposición, el 8 de febrero del 2014, el Ayuntamiento de Juchitán lanzó otra convocatoria para elegir a las autoridades de la Agencia de Álvaro Obregón, a pesar de que ésta ya había sido elegida.

El 17 de agosto en elección extraordinaria, gente del pueblo, cercanos a partidos políticos, eligieron a Jorge Alonso Santiago y el ayuntamiento le expidió el nombramiento de Agente Municipal.

Hasta hoy permanece la división: unos trabajan por lo comunitario, otros van con los partidos.

Foto: @Dal_air

Foto: @Dal_air

Tequio

Adán, policía comunitario, cuenta a Másde131 que en julio del 2013, la asamblea formó su propia policía que, a diferencia de los partidistas, no cobra salario al ayuntamiento:

“Se hace el trabajo por tequio (faena), sin un peso, pero con apoyo de la gente, sin pedir un centavo a los políticos. Hacemos la lucha por nuestro esfuerzo”.

Noé López, pescador, explica:

“El Concejo de anciano,

      es como un padre, 

      ese nos da consejo para caminar derecho,

       y dar fuerza”.

“el cabildo comunitario, 

      es único para que vea qué trabajos, 

      ¿qué vamos a seguir? Y preguntar a la asamblea: 

      ¿Ya hicieron el trabajo?” 

“El policía comunitario, cosa difícil, 

      ¿Qué está en el pueblo? Ese cuida. 

      “Los ancianos le dice que con mucho cuidado”

“la radio es raíz de las cosas;

      cualquier cosa se comunica y se hace asamblea”. 

“Ya somos un pueblo grande, mayor de edad.

                                              Pueblo que se manda solo.

                                                                                      Y:

“La laguna es el madre de nosotros, 

da comida, 

cuando muera el mar vamos a llorar, 

                                          como cuando murió nuestra mamá.

  Es el mar, 

                                es el mar para vivir 

                                                                                            y vamos a vivir”.

(“¿Vas a entender el idioma del mar?”)

Foto: @Dal_air

Foto: @Dal_air

Bodega de votos

El abogado de la comunidad Gui’xhi’ ro’, Ricardo Lagunes, compartió con Másde131 la notificación en la que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió información al gobierno mexicano sobre la comunidad y que responde al riesgo de represión que tiene “por haber modificado su sistema de elección de autoridades de partido político a usos y costumbres”.

“Ese cambio no se le ha respetado por parte de la autoridad municipal de Juchitán y el gobierno del Estado”, dice el abogado, “las autoridades han restado valor a la elección comunitaria”.

Lagunes denuncia:

“Han reprimido a la comunidad, amenazas, violencia, intimidación, y han empoderando al grupo que fue designado de manera unilateral por el ayuntamiento y le han otorgado recursos económicos, financiamiento y reconocimiento oficial”

                  Origen, canto, aire, oleaje. 

“Ha actuado con discriminación porque ha tratado de imponer con partidos políticos a la autoridad comunitaria”, dice acerca del presidente municipal de Juchitán, Saúl Vicente Vázquez, quien fue miembro Experto del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas para el periodo 2011-2013.

El caso de Álvaro Obregón fue a dar al Tribunal Estatal Electoral del Poder Judicial de Oaxaca, y en su sentencia dictada el nueve de julio del 2014 en el expediente JDCI/15/2014, dejó sin efectos las asambleas electivas del 8 de diciembre del 2013 y la del 2 de marzo del 2014. O sea, anula las elecciones tanto de la asamblea de usos y costumbres como la elección realizada en base a partidos políticos.

                     “Nos dicen rebeldes”, 

Sonríe Mariano, policía comunitario de mayor edad.

El caso pasó a  Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación con sede en Xalapa, que anula ambas elecciones, tanto la de los partidos como la de usos y costumbres, a pesar de que reconoció el derecho a la comunidad a elegir conforme a sus usos y costumbres y a la autonomía y libre determinación como pueblo indígena. Su argumento fue evitar un conflicto mayor en la comunidad.

Lagunes denuncia:

“Las cosas están igual o peor, la parte de la comunidad que está apoyando que las autoridades sean de usos deciden acudir a la CIDH porque no se ve en las instancias de justicia del Estado obtener un fallo o se reconozca de manera plena sus derechos”.

De acuerdo con el abogado, el causal de riesgo de la comunidad (división, injerencia en sus asuntos internos, proyectos) aumenta por las elecciones que están por venir: “Ellos señalan que no van a permitir que se instalen las casillas”.

“Los partidos no quieren soltar el pueblo, lo quieren como una bodega de votos”, dice en un comentario César, comandante de la policía comunitaria, “cada tres o cuatro meses vienen a regalar despensa”.

“porque como los políticos ya tienen dinero… 

              antes 

              no tenían

              eran pobres 

              ni huaraches tenían, me contaba mi abuelito,

             ni huaraches” 

Doña Verónica narra en binni’zaa.

Adán dice: “Apenas mandaron a pintar bardas cuando quiso venir un diputado, pero la asamblea no los dejó”.

Y adelanta:

“La gente está rechazando, el pueblo está en resistencia y va a seguir en resistencia y en la votación no va votar porque ya no queremos partidos. No va entrar ni boleta, el pueblo no quiere nada”.

Foto: @Dal_air

Foto: @Dal_air

Es por el mar

Nisádo: mar en binni’zaa.

Aquel día de la rebelión, gente de la empresa de eólicas, acompañados por la policía estatal, les exigió una credencial para pescar. Sólo dos horas iban a permitir pescar. Pero los peces no saben de horas. Así que los pescadores regresaron, avisaron al pueblo, y la policía detuvo a nueve. El pueblo construyó como respuesta una barricada en la vieja hacienda del general Charis, la única entrada al mar. Ahí retuvieron a la policía y a los miembros de la empresa.

(“¿Vas a entender el idioma del mar?”)

Roncador / curvina / jaiba / camarón / robalo / cardumo

“Pero más que la casa municipal, es por el mar, es lo que debemos defender”.

El mar y la laguna; cálido, levemente agitado, parecen un gran caldo primordial, dual divinidad que da de comer. No se puede poner límites a las horas de trabajo en este mar. Por la mañana, una lancha arriba a la playa. Son pescadores de raya y chichorro, de lancha y motor. Son mujeres que venden lo que sus maridos sacan del mar. Cuentan que con el ruido el pescado corre. Y con la luz de noche (los aerogeneradores tienen un gran foco) nada más se alumbra tantito, y el camarón se va.

“En la lluvia se va al suelo y va al suelo y al pasto, y el ruido a los seres que están en el mar”, cuentan sobre el aceite que avientan las aspas. Los eólicos no sólo afectan la “cosecha” del mar, contaminan la cosecha en la tierra.

Todavía existe el proyecto de construir 132 aerogeneradores en una extensión de cinco mil 332 hectáreas cerca de la cabecera municipal de Juchitán, donde desde hace cuatro meses se pretende llevar a cabo un proceso de consulta comunitaria.

Álvaro Obregón y sus vecinos San Dionisio del Mar, San Mateo de Mar, Emiliano Zapata, Santa Rosa, Atempa, siguen alertas; pues han visto las afectaciones que existen en Santo Domingo Ingenio, Unión Hidalgo, La Ventosa y Playa Vicente, que tienen contratos por más de treinta años con las empresas de erogeneradores.

Treinta años…

“Les compraron lanchas, pero no les sirve porque no hay pescado”.

En la década pasada, derrames de gasolina y fugas de ductos de Pemex contaminaron la Laguna Superior que proveía de pescado a diversos pueblos. Se acabó la corvina, se acabó el pez roncador.  Los pescadores dicen: “Hoy ya no se aguanta el olor”.

Treinta años…

Los ventiladores son muy agresivos a la vista. El conjunto delgado de lanzas blancas se clava en los ojos cuando se baja por la carretera en dirección a La Ventosa y Juchitán. Hay tantos generadores que astillan la visión; hay tantos que se meten en los pueblos, los invaden. Las personas viven entre formas altas y ruidosas. Incluso, hay un enorme generador detrás de la Universidad del Istmo de Juchitan.

Los generadores no vienen solos. Junto con las torres de tendido de luz rayan todo el territorio del lugar donde se instalan. No sólo es la defensa del aire. Se habla mucho del aire, pero el que está ocupado con más violencia es el suelo.

Adán cuenta que para construir un solo generador se ocupan 40 toneladas de varilla y de cemento, 150 camiones y duran más de ochenta años.

Ochenta años…

Y opina que todo ese tiempo no habrá pescado. En medio, vacas, niñas, abuelos, ruido.

Aquí, en Gui’xhi’ ro’, es donde más se habla zapoteco de todo el Istmo, casi el cien por ciento de hablantes. Gas Natural Fenosa puso a su proyecto de eólico “Bii Hioxhoo”, tratando de mimetizar su proyecto dentro de la cultura de los pueblos del Istmo. En un video del 2013 llamado “Mareña Renovables: Carrera por la energía verde” usan de fondo música tradicional de Juchitán.

Incluso, “mareña” es el modo de nombrar a las mujeres de la costa. Hoy la empresa Mareña Renovables cambió de nombre, se llama Eólicas del Sur.

“Sólo los flojos reciben dinero de los partidos, 

                            32 porque si hace falta dinero

                                             ahí está el mar”

(“¿Vas a entender el idioma del mar?”)

“Porque dijimos que si moríamos

                          sería por nuestro pueblo, 

                                                                   por el mar peleamos;  

 aunque el gobierno nos mate  

                                                                  es por nuestro mar”  

Dicta Verónica en binni’zaa.

El mar de Gui’xhi’ ro es de conchas pequeñas y algas. Se ven a los lejos los montes que lo resguardan. Es un mar rodeado de guardianes, con santos, con vírgenes. Un mar cuidado, protegido. Limpio brilla. Los hombres que llegaron aquí, con el general Charis hace ochenta años, eran guerreros, soldados. A lo lejos se ven las montañas. El mar se retuerce dulce y brillantemente ante el sol, los pescadores seguirán trabajando. Eran guerreros. Y lo han vuelto a ser cuando se necesita. No es retórica. Así lo dicen:

“Es por el mar…”

                           y cuando se me necesite, ahí estaré”.

Foto: @Dal_air
Anuncios